"TODOS TENEMOS UN GRIAL... Y YO HE ENCONTRADO EL MIO".

miércoles, 19 de septiembre de 2007

V.- La-chica-para-todo.

"Mientras ella adivinaba y amaba en mi al Dios, oculto por los velos de mi sombra en forma humana, que se amontonan unos sobre otros, yo penetraba su simiesco y pintando rostro, la Muerte viviente de su fláccida piel y de su horrendo esqueleto, hasta llegar a una gran Diosa, extraña, perversa, famélica, implacable y ofrecía mi Alma – Divinidad y humanidad aniquiladas con un simple goze de Su zarpa – sobre Su altar. Así, amándola regocijándome porque Ella me había aceptado como Su esclavo, Su Bestia, Su victima, Su complice, yo debía amar, incluso, Su mascara, la sonrisa pintada y complaciente, el lubrico rostor de muñeca simiesca, la demacrada desvergüenza de su pecho liso… la insolencia de la Muerte abriéndose camino a través de la endeble cortina de la carne".
Aleister Crowley (1920).

El vigésimo tercer día de julio de 1920 Jane Wolfe llegaba a Palermo, en su diario describe el viaje como infernalmente agotador. En el hotel des Palmes de Palermo, esperó a Crowley con los ojos cerrados y la cabeza apoyada en la palma de la mano. De improviso, fue sacada de su ensimismamiento por una voz que decía: “Haz lo que Quieras será toda la Ley… Soy Alostrael” abrió los ojos y vio a Leah Hirsig. Leah llevaba un vestido negro, que estaba manchado de grasa endurecida al contacto con el polvo. No se había lavado la cara, sus cabellos estaban despeinados y sus uñas eran negras y estaban sin cortar. Y se preguntó Jane “¿Cómo puede haber enviado Crowley a una persona como esta para recibirme?”. Y mi mente dijo de manera automática: “es la suciedad personificada”.


Jane Wolfe y su encuentro con Leah Hirsig. Escena de la película Abbey of Thelema del director Vincent Jennings, 2006.

Leah y Crowley la condujeron hacia la abadía, Jane escribe del lugar “En el aspecto físico, estaba llena de porquería, y durante todo el día fui consciente de la repugnante misma que envolvía el lugar y llegaba hasta el cielo. No podía ni respirar. Cuando por la noche me retiré a mi habitación, me derrumbé y no hubiera sido capaz de levantarme hasta el Equinoccio de Otoño, si, a solas con Ninette, ella no hubiera conseguido hacerme reír”.

Jane Wolfe a pesar de esto fue iniciada en la A:. A:. adoptando el nombre de Metonith, empezó con sus primeros ejercicios y al poco tiempo ya estaba practicando posiciones de yoga, fumando opio y llevando un diario con los acontecimientos mágicos que le sucediesen.

En aquel entonces Crowley, siguiendo el ejemplo del mago isabelino del siglo XVII John Dee y su asistente Edward Kelly, ocupaba a Leah "la-chica-para-todo" según Symmonds para experimentar en el contacto con entidades espirituales. Alostrael y Crowley utilizaron la invocación al Santo Angel Guardián de la Bestia, es decir Aiwass, a la luz de las velas de “La Chambre des Cauchemars”
Reproducimos aquí gran parte de las visiones que experimentó Leah en el trance y comunicación con estas entidades asistidas por el mismo Crowley. Estas anotaciones se encuentran disponibles tanto en los diarios mágicos de ambos, pero reporducimos aquí una selección hecha apartir de la edición de John Symmonds The King of the Shadows realm.

“Leah ha invocado a Aiwass, y yo he visto una pequeña figura de color negro que se escondía entre las rocas. Le he dicho que la acepte, pues no hay Nadie fuera de ÉL. ¡Busca a Aiwass! ¡Manifiesta que no te sentirás contenta con nadie más!, le aleccionó la Bestia. “Está encima de un precipicio… Ella se le acerca… él lleva una vestidura corta, de color negro y un sombrero negro, redondo…” ¡Ve hacia él!, exclamó la Bestia. “Debo usar una guadaña o algo parecido, antes de que pueda acercarme hasta allí”, musitó Leah. “Me atormenta. Se ha desnudado: tiene un cuerpo grande y hermoso, y su faz, recientmente afeitada, es larga y ovalada. Está adoptando la forma de la Bestia…” “Alostrael cabalga al fantasma” interpretó Crowley; y se encontraba satisfecho a causa de ello. Leah deletreó la palabra que veía entre brumas: “LACH…OT” Solicita una declaración formal de por qué nos hace llegar esta palabra” ordenó Crowley. Así lo hizo Alostrael, recibiendo como contestación la imagen de un broche en forma de rombo, tachonado de joyas. “¿Es un signo de indentidad?”, dijo la Bestia. Entonces Alostrael vio una puerta que presentaba la parte superior de su marco al broche en forma de rombo. Atravesó la puerta, giró a la derecha, subió por un tramo de escaleras, y entró en una amplia estancia con un pasaje abovedado al fondo, bastante alejado. ¿Está allí Aiwass? Si contestó Alostrael. Está sentado en el piso, vestido de negro. Bien ¡pues cabalgale de nuevo!, ordenó la Bestia. Alostrael realizó en un momento el acto sexual con Aiwass (Set o Satán según Symmond) “para que pueda encarnarse en nuestro próximo bastardo” (lo que quiere decir que el próximo hijo de Crowley y Leah sería Aiwass encarnado). La sesión siguió así toda la noche, hasta las primeras horas del día. En ocasiones, prescindían de la piedra de ver. La bestia se tumbaba boca arriba, con su larga pipa china de opio en la boca y escudriñaba las tinieblas. Después de un rato, le pasaba la pipa a Leah. “¡Por el amor al deseo, deseemos, por amor al fumar, fumemos!”. Ella le refería, somnolienta, lo que veía: “Contornos… pájaros, flores, gavillas de trigo, estrellas, faroles, etc” ¿De qué color? preguntó la Bestia Amarillo… yazul, predominantemente azul, que es más brillante que el amarillo, que se desvanece en seguida”. Invoca a Aiwass, la exhortó. Ella pronunció el nombre sagrado del Santo Angel de la Guarda de Crowley y, con la mano que tenía libre, hizo el signo cabalístico de la cruz. La visión se llenó de nubes; en lugar de pájaros y de hojas, ahora había paisajes, edificios, un palacio, una ciudad entera con tejados rojos. "Rechaza todo lo que no sea de Aiwass, le sugirió la Bestia". Ahora aparecían unas ruinas y entre ellas, se distinguía un largo pasadizo que conducía hasta una puerta; entonces, el poderoso brazo de Aiwass abarcó toda la visión, despejándola de todo, hasta que solo quedó aquel enorme y oscilante brazo. ¿este es su mensaje? Preguntó Crowley. Su ojo izquierdo parece… un mandala tibetano, multicolor y deslumbrante. Entre los criculos concéntricos se encuentra la pupila, que es de color azul claro”, dijo Leah. Da vueltas y se transforma en una flor, el loto eterno; más tarde una cruz azul, muy brillante, con un circulo en su interior.¿Como sabes que es Aiwass? Una mano negra fue la respuesta, con uñas largas puntiagudas y enjoyados dedos, que correspondía con la vision que Crowley había tenido de Aiwass. la siguiente transformación fue una rosa dorada de cuatro pétalos.¡Dame una palabra! grito la Bestia."Sen..." Lea hizo una pausa. Sus vidriosos ojos miraban fijamente el vacío. "Yen". El tremendo brazo comenzó nuevamente a oscilar, con períodos más amplios y lentos. en aquel momento, la vidente se había perdido en el interior del ojo de Aiwass y podía ver por encima de las aguas...

La noche del 25 al 26 de julio la Bestia y Leah no fueron a la cama. Ninnette no se encontraba con ellos. "la ausencia de Ninette ha supuesto para Leah un incremento de vigor y, por ello, también para mí", escribió en su diario. Pero no revela a dónde se había ido. Los dos estuvieron charlando desde las 11:30 hasta las 2:07 de la madrugada, momento en que dieron comienzo los juegos y las bromas que continaurían hasta la llegada del nuevo día. ella era el gato y él el ratón o al menos, eso quería creer. Crowley se deleitaba en la crueldad de Leah y la llamaba "Tigre". Su diario nos ofrece detalles de todo tipo: ¿Los escribió en el momento de ocurrir, o más tarde, cuando recobró el aliento? reflexiona Symmond. A las 3:20 hay un momento de descanso, durante la "preparación" del Opus, el acto sexual que comenzaría a las 5:20 y que duraría media hora. Este no alcanzó a realizarse por una eyaculación precoz de la Bestia.



Leah Hirsig y Jane Wolfe en la Abadía de Thelema, Cafalú, Sicilia. 1920.

En aquella época, el verano de 1920, la experimentación mágicka que realizaba Crowley, sobre todo con Leah eran cada vez más extremas. Tanto que en ocaciones "la Bestia alcanzaba máximos de intensidad dionisiaca, que salía corriendo hacia el templo como si estuviese enloquecida". Entre tanto, los gritos que salían del Collegium ad Spiritum Sanctum sobresaltaban a los viandantes, campesinos sicilianos que hacían el signo de la cruz y huían corriendo hacia sus casas. La prensa no solo italiana, sino aun más la londinense no tardaría en enterarse.



Uno de los ejemplos más notables de esta etapa es un hecho ocurrido, muy polémico por lo demás que sentaría las bases de la futura imagen que se tiene de Alesiter Crowley, pero así también de Leah Hirsig. Comparese esto, con precaución, con el artículo escrito para la OTO de R.P. Koening en la sección que subtitula ¿Coprofagia versus poesía?


Sucede que Crowley había pronunciado un voto de Santa Obediencia a Leah, que le obligaba a hacer cualquier cosa que esta le ordenase; pero a juzgar por lo sucedido aquel verano, no hay evidencia de que él obedeciese sus ordenes. Y se siente arrebatado según Symmond a esconder la realidad de los hechos en la retóricay de esta forma hacerlos inteligibles a su inconciente. Es necesario señalar como recomendación que para tener una comprensión más profunda de esta experimentación que puede observarse como aterradora es necesario vincularla a algunos otros textos como: Liber Agapé, De Arte Magicka, Magick, Magick en Teoría i practica y Liber Al vel Legis.



Recatamos aquí directamente de los diarios de Crowley el hecho sucedido con Leah Hirsig.

6:30 a.m. "Seguimos hablando... por lo general, de magia. Durante la primera hora que siguió a mi voto de Snata Obediencia a Alostrael, esta probó que era la verdadera Mujer Escarlata: podía haber gastado su poder de mil maneras triviales, pero desde un principio se mantuvo en su condición de Diosa. Lo primero que descubrió fue la cobardía física y el miedo al dolor, que yo habia conseguido sepultar en lo más profundo, al desafiar mortíferas montañas, bestias salvajes, venenos y enfermedades. Apoyó un cigarrillo encendido contra mi pecho. Yo me encogí y gemí. Ella musitó palabras de desprecio, sopló el cigarrillo y lo apoyo nuevamente. Yo me encogí y gemí. Me sujetó los brazos, dio una calda al gigarrillo hasta que el tabaco crujió por la violencia de su combustion, y lo apoyó contra mi por tercera vez. Recobré el ánimo, apreté los labios y adelanté el pecho.

Ella no dijo nada. Ahora, cuando su hora sonaba en la campana, once (el número de la magicka) campanadas, me arrastraba implacable, hacia el altar.

¡Sumo Sacerdote!, exclamó, imploro la Eucaristía. Y cuando yo, receloso, le contesté, ¡Aun no! sus ojos llamearon, su voz era como un escalofrío: ¡No dudes de ti mismo! Has sido honrado con el Sumo Sacerdocio, tu Dios y nosotros dos somos los Tres que hacen Uno. Tú has realizado el milagro de la Misa, y todo esto no es sino Dios, el Dios de nuestra Divinidad, Nuestra propia Substancia, que resplandece como la Patena. Y basta con mi fe: quiero tomar hasta la última gota. La consumiré toda ¿Lo dudas? Esto si que es hambre, devorar el Cuerpo de Dios, excepto un pequeño pedacito que me reservo para mi propio placer. Incluso prepararé miel para ti, pues así serás más poderooso y dulce... ¡Baja a mi!

Pero yo no quería, ní podía. Ella dijo. ¡Falso Sacerdote, despójate de tus vestiduras: renuencia a mí, sal fuera de Mi Sagrado Templo!"

Y entonces, obedecí. Me ardía la boca, sentía como si me estrangulasen, tenía ganas de vomitar, mi sangre se apresuraba a huir de aquella verguenzay mi piel estaba empapada de sudor. Ella se detuvo frente a mí, con terrible menosprecio: fijó sus ojos de serpiente en los mios, y con la mayor tranquilidad que uno pueda imaginar, la pasión más vehemente y el más sublime deleite, acercó su rostro a mí, como una epifanía de mi propio arquetipo. Se erguía como una Hierofante, mientras Susu ojos manifestaban Luz y Su boca irradiaba Silencio. Ella comió el Cuerpo de Dios, y, con la compulsión de Su alma me lo hizo comer a mi también. Pero mi boca, que mentía cuando pronunciaba, sin sentrilo, el Ecce Corpus, recobró su primigenia naturaleza: mi duda formó una nube oscura delante de su rostro radiante de Dios. Mis dientes comenzaron a pudirse y mi lengua a ulcerarse, mi garganta estaba en carne viva, mientras que mi vientre se retorcia espasmódicamente. Pero, para Ella, mis dientes eran luz de luna; mi lengua ambrosía; mi garganta, néctar; mi vientre, el Dios único con cuyo Cuerpo Puro podría refrescar su Sangre. Así pues, mientras mi cuerpo se estremecía, sentía nauceas y era presa de convulsiones; mientras mi mente se agitaba en una tempestad; mientras mi corazón era un volca´n y mi voluntad un terremoto, obedecí su exigencia".

















Caricatura hecha por Neal Foxx de la BBC ironizando con las prácticas mágicas de Crowley en la Abadía de Thelema..



_

miércoles, 15 de agosto de 2007

IV.- Leah Sublime.



Frontispicio de uno de los folletines que publicó el poema de Aleister Crowley que dedicara a Leah Hirsig titulado Leah Sublime (uno de los muchos poemas a ella). En él se puede apreciar una caricatura de Alostrael hecha por el propio Crowley en la cual sus rasgos físicos descritos anteriormente son resaltados como parte de su personalidad, ella además se encuentra sentada en un aparente yoni (falo). La fotografía pertenece a la edición canadiense de lujo de la Editorial 93, fechada el 22 de Septiembre de 1976, esta edición solo posee 39 copias.


En 1920 las cosas empezaron a marchar mal en la Abadía, en pleno acto de Magia sexual que se festejaba para buscar la estabilidad y prosperidad bajo la protección de Horus entre Crowley y sus dos concubinas, estalló una violenta discusión entre ellas. La hermana Cypris, Ninnette, desnuda y altamente alterada escapó hacia la ladera del cerro de Cefalú, mientras la Bestia la perseguía temiendo que callera a un precipicio, su hijo Howard tiernamente le acompañaba.
Cuando todos llegaron a la Abadía sanos y salvos Alostrael se encontraba bebida, pues se había hecho con una botella de brandy, cuando entraron maldijo a la hermana Cypris y una nueva discusión comenzó. Crowley intervino convenciendo a Ninnete de que se fuera a descansar, Leah "como si quisiera decir la última palabra" comenzó a vomitar y tener convulsiones. Mas tarde ya repuesta la calma, Alostrael le confesó sus celos a Crowley por culpa de Ninnette, le era ya imposible e intolerable soportar la condición de compartir a su esposo y compañero mágicko.


Con los dias Poupeé empeoró de salud, no ingería ningún alimento y se encontraba constantmente molesta producto de la fiebre, “se estaba consumiendo, literalmente”. Crowley estaba realmente preocupado por el futuro de la niña, elaboró una carta astral y consultó el Yi King. Los pronósticos no eran favorables. Leah por su parte trataba de hacer todo lo posible por revertir la situación de su pequeña hija, tanto en el plano material, como en el plano magicko. La Bestia consideraba una lástima que todo aquello pasara en medio de un paisaje optimo para el trabajo de la Gran Obra, el cual se contemplaba como una verdadera "opera visual", pintó cuadros, realizaba rituales, escribió y esnifaba cocaína, pero nada podía calmarle.


Las lesbianas un cuadro realizado por Crowley, justamente en medio de estos hechos.

“De improviso, era consciente de que en la casa había una presencia extraña e indeseable, que se combinaba con la abrumadora sensación de estar asfixiándose. Admitió que Alostrael y él sufrían últimamente de alucinaciones: había oído golpes secos y nítidos, a veces solos, a veces formando una cadencia; y también pasos humanos, cuando no había nadie presente. La Virgen Custodia también había tenido alucinaciones, como ver a la Bestia fuera de la casa, o en la cocina o dondequiera que mirase” (Sym 334)

A pesar de esta sensación maligna, todos los ritos debían efectuarse de la misma forma como se habían estado realizando, pero investigando conjuntamente la procedencia de aquella corriente extraña y desfavorable, la miseria debía ser alejada de la Abadía.

Hacia finales de mayo, cuando el tiempo comenzaba a ser caluroso, Leah enfermó. Crowley describe sus síntomas: fiebre, deliraba, vomitaba y tenia diarrea. Diagnostico: disentería. Tres días después, cuando de madrugada, la Bestia estaba escribiendo una poesía, la enfermedad de Alostrael llegó a una fase aguda. Durante una hora estuvo gritando de un modo espeluznante. El medico local le había prescrito láudano. Crowley no quiso contradecir al médico y se abstuvo de curarla según sus métodos; pero incapaz de soportar sus gritos por más tiempo, le administró bajo la lengua la octava parte de un grano de heroína, que la hizo dormir. Así pudo dejarle en paz para escribir otras dos poesías.

En aquella época Crowley estaba fascinado por la correspondencia que mantenía con una actriz de Hollywood llamada Jane Wolfe, que más tarde se uniría al trabajo de la Abadía pasandose a llamar Metonith, pero indudablemente su corazón estaba conmovido por la condición de Leah, y su amor por ella era mas profundo.

“Con las ultimas campanadas de la medianoche, entraba en el templo para hacer, según su costumbre, la Adoración al Sol de Medianoche… estaba en pie ante el Altar, lo que le permitía ver, a través de la puerta abierta del dormitorio, a Leah. Conmovido por sus luminosos ojos y su apariencia ultramundanal, tomó su álbum de dibujo y comenzó a tomar un apunte de ella, tal y como era: Babalón, su Ramera Escarlata de las Estrellas. Reflexionó sobre el hecho de que la palabra Thelema, que en griego quiere decir “Voluntad”, la voluntad del Haz lo que quieras, daba, mediante combinaciones mágicas, Babalon y la Bestia; así pues, las tres palabras se hallaban entrelazadas mediante una fórmula mágica. Cuando acabó el apunte, le puso título: “Leah con enteritis”

Si, ¿Quién era Leah en esencia? ¿Quién era Beatriz antes de que Dante se fiajse en ella? De “una maestra de escuela prosaica, fea, ignorante, aburrida y corriente” – de lo cual Symonds añade que “Esta descripción que Crowley hace de su primer encuentro con Leah Hirsig no es exacta ni honesta” – él había hecho su Ramera Escarlata, perfecta más allá de toda alabanza, adepta a todas las artes, e hija de Dionisio. Su ardor, su fe, su coraje, no tenían igual en el mundo. Con él había franqueado todos los umbrales. “no había cosa alguna que juntos no se hubiesen atrevido a hacer; no había pena alguna que no hubieran sufrido juntos”.

A pesar de esta admiración profunda y sincera siguió aterido en sus sensaciones confusas ligado a la fasicnación imaginaría de Jane Wolfe una actriz del más alto garbo, sigúió consumiendo drogas en altas dósis, escribiendo y pintando. Disfrutaba Crowley del paisaje conmovedor que rodeaba a la Abadía e incluso probó operaciones homosexuales con un tal Mohammed Tsaida en Tunez. En algunas ocasiones viajaba a Palermo a conseguir Heroina, sin embargo al igual que Alostrael de un momento su salud se resintió.

El 28 de junio Crowley había ido a buscar a Jane Wolfe a Palermo, pero volvió sin ella a la abadía. Desconsolado empleó toda la noche en escribir un poema para su Mujer Escarlata – “Creo que concentraré todas mis obscenidades en un poema y haré que Leah figure en él, sin andarme con eufemismos”. Sería el famoso Leah Sublime.

¡Diosa que estás encima de mí!
Serpiente del fango
¡Alostrael, ámame!
Nuestro amo, el diablo,
Se crece en las juergas.

¡Pisa con tu pie
Mi corazón, hasta que me duela!
¡Písalo, pon la mancha de tu suciedad en mi amor, para mi vergüenza,
Garrapatea tu nombre!

Uno de los extractos más radicales del poema lee de esta forma:

"Sprawl on me! Sit
On my mouth, Leah, shit!
Shit on me, slut
Creamy the curds
That drip from your gut!
Greasy the turds!
Dribble your dung
On the tip of my tongue!"
"¡Ábrete sobre mí! Siéntate¡
En mi boca, Leah, caga!
Cágame encima, perra¡
Cremosa la cuajada
Que gotea de tus tripas!
¡Grasientos los zurullos!
¡Vibra tu bosta
Sobre la punta de mi lengua!"

Debo confesar personalmente que me impresionó de muy mala forma la lectura de este poema, pues en realidad en la gran mayoría de sus pasajes se vuelve ofensivo y lunático, sin embargo es absolutamente comprensible a los ojos de la constante experimentación crowleyana. él deseaba de una vez por todas terminar con los monumentos de la moral victoriana a través de "cualquier cosa mala o buena, pero fuerte", la revolución era su norte y eso se encarnaba incluso en sus expresiones de amor. En la sinceridad, no había pecado, sino en la restricción, en el imponerse límites. Algunos de estos poemas recuerdan por ejemplo las cartas más inflamantes del genio de Mozart que le escribía con un eterno amor, pero también con una obseción escatológica, las más francas y delicadas cartas de amor que he leído. Es cierto admás que el Leah Sublime, es solo un reflejo de la pasión existente entre ellos dos, pero también es cierto que Crowley dedicó otros poemas de alto nivel espiritual, casi a una atmosfera de absoluta candidez como El punto suave, que he publicado en inglés y prontamente en castellano.

Pese a todo esto, aún me pregunto que impresión le abrá llevado la lectura del Leah Sublime a nuestra amada Maestra Alostrael, ciertamente y lo más posible es que dada su condición de Mujer Escarlata lo menos probable es que se halla sonrojado...

...al menos durante aquella época.

Se suele juzgar e Crowley por este poema... pero ¿alguién a leído las cartas que Mozart le escribiera apasionadamente a su esposa? Y las cartas de muchos otros genios, y ¿quien los juzga como perversos o desequilibrados mentales?











Imagenes de la película Abbey of Thelema del director John Jennings







Dibujo a grafito, Leah embellece a Cafalú. De la colección personal, La Amada Maestra, 25X32 cm, 2008.

Anno IVxv Sol 22° Leo, Luna 19° Virgo Dies Mercurii, miércoles, 15 de agosto de 2007 e.v.

"Do what thou wilt shall be the whole of the Law." - AL I,40
"Love is the law, love under will." - AL I, 57

domingo, 8 de julio de 2007

III.- La Vírgen custodia del Sangraal y la Abadía de Thelema.

Crowley llegó a una quinta deshabitada en la ladera de una colina, a media milla de Cefalú, según cuenta desde ahí podía divisar “Palermo, al este el mar, al norte la impresionante roca Caephaloedium y detrás de nosotros, hacia el sur, colinas, verdes por los árboles y la hierba. Mi jardín está lleno de flores y de promesas frutales”. La quinta fue reservada por Crowley y Leah como sir Alastor de Kerval y la condesa Léa Harcourt, los nombres que adoptaron en la isla.

Cefalú en 1830 pintada por Carl Rottmann, Oil on canvas, 63 x 79 cm. Wallraf-Richartz Museum, Cologne

Crolwey pretendía que su Abadía fuese un Collegium ad Spiritum Sanctum, un lugar medio entre las libertades descritas por Rabelais para la abadía de Gargantúa y Pentagruel, y además un espacio donde se pudiera conocer y vivir la corriente thelemica en toda su extensión. El objetivo de toda esa magicka era tal y como se lo enseñó su tutor y maestro Allan Bennett, obtener la conversación y comunicación con el Santo Ángel Guardían, y lo que Crowley llamara conjuntamente, el conocimiento de la Verdadera Voluntad.

Idealmente el templo enclavado en la cima de la montaña de Cefalú, Crowley la pensaba como un majestuoso centro ceremonial, el cual poseía un “diseño circular, tiene ocho columnas que soportan un techo de cristal, cupuliforme, de 44 pies de altura, con patios exteriores y edificios reservados para cualquier tipo de fines, tanto mágicos como sociales” A pesar que su Abadía, la casa desocupada que había alquilado en la primavera de 1920 era absolutamente contraría a la de sus sueños, era sin embargo totalmente apropiada y más que suficiente para sus propósitos.



Para tener una visión más acabada de lo que fue la Abadía de Thelema, y sobre todo para Leah Hirsig, me reservaré el derecho en este capítulo solo de describirla en sus principales facetas, pues esto nos permitirá obtener un sentido más claro de los sentimientos que empezarían a configurar la vida de Alostrael abruptamente, soledad, miseria, esfuerzo, etc. La experiencia en Cefalú es absolutamente decisiva para comprender los posteriores acontecimientos que viviría Hirsig, y por ello me detengo un poco más para describirlos y analizarlos. De esta forma me serviré a continuación casi íntegramente de la descripción que hiciera John Symmonds bajo la base de las impresiones que le hicieran llegar el propio Crowley, y algunos otros como Betty May, Jane Wolfe, entre otros.


Este nos describe muy bien la Abadia, primero en términos estructurales “se trataba de una construcción de piedra de una sola planta, revocada y pintada de blanco, con techo de tejas y paredes de dieciocho pulgadas. Cinco habitaciones iban a dar a una sala central, el Sanctanctórum o templo de los misterios thelémicos. Un círculo mágico, en el que se había inscrito un pentagrama de manera que sus cinco vértices tocaran la circunferencia, había sido pintado en el pavimento de color rojo teja. En el centro del circulo se encontraba un altar de seis caras, que contenía una reproducción de la estela de Ankh-f-n-Khonsu, con cuatro velas a cada lado, y otros adminículos varios: campana, buril, lamen, espada, copa y el Registro de la Abadía (una especie de libro de registro para los visitantes, en el que también eran consignados los acontecimientos importantes), y los Panes de Luz, cuya composición se dará más adelante… A la derecha del círculo, mirando hacia el altra alumbrando con velas, se encontraba el trono de la Bestia, y entre su trono y el altar podía verse un brasero con carbones ardientes, del que pendían las dagas o puñales rituales. A la izquierda estaba el trono de la Mujer Escarlata. Y en el interior del círculo y siguiendo su circunferencia, habían sido escritos con caracteres hebreos los nombres de Dios.

En las paredes del templo, en las del dormitorio de Crowley, la Chambre des Cauchemars (“La habitación de las pesadillas”), como la llamaba, y en las de otras habitaciones de la Abadía, se observaban las portentosas pinturas del propio Crowley, que ilustraban el grado IX y otros ritos mágickos. Su propósito era inducir al sexo, mediante la familiaridad, la indiferencia, o el descuido. Una representaba a un hombre desnudo que está siendo sodomizado por el dios caprino, Pan. Su semen espumeante rociaba a la Ramera de las Estrellas, que, con un postura seductora, con los brazos abiertos, se había puesto enfrente de ambos…, Symm p 329.

Día a día todos los thelemitas incluyendo a Leah, Cypris los niños y Crowley obviamente, efectuaban una serie de rituales consagrados con gran seriedad y trabajo, por ejemplo “cuando los thelemitas se levantaban por la mañana, vestían sus hábitos magickos, tomaban los instrumentos mágicos apropiados- el hombre una vara, espada o daga y la mujer un cáliz o una copa – y estando en posición erguida y mirando hacia el este, musitaban una breve oración, llamada la Cruz Cabalística, que consiste en tocarse la frente diciendo Ateh (En ti); el pecho diciendo Malkuth (el Reino); el hombro derecho, ve-Geburah (y el poder); el hombro izquierdo, ve-Gedulah (y la Gloria). Entonces se da una palmada con ambas manos, sin soltar el instrumento mágico, y se pronuncia, haciendo que resuene, le-Olahm, Amen (por los siglos, de los siglos Amém).
Entonces se forma un corro que recorre las cuatro esquinas de la habitación, hacia la derecha, del este al sur, al oeste y al norte, dibujando vigorosamente en cada uno de los puntos cardinales, con la ayuda del instrumento mágico y en el aire, un pentagrama, mientras se pronuncia de manera vibrante el correspondiente nombre de Dios: IHVH (YÉ-ho-váh) en el norte; ADNI (Adonai) en el sur; AHIH (Eheiéh) en el oeste; y AGLA en el norte. A continuación, y con los brazos extendidos en cruz, se dice: “Frente a mí, Rafael; detrás de mí Gabriel; a mi derecha, Miguel; a mi izquierda, Auriel; porque a mi alrededor llamea el Pentagrama, y sobre la Columna descansa la Estrella de seis rayos”. Finalmente, se repite nuevamente la Cruz Cabalística, mirando hacia el este.
Estas operaciones eran realizadas con devoción y seriedad por la mañana, al mediodía, al atardecer y a medianoche, haciendo además su adoración al Sol que consiste en una breve oración, “Salve a Ti, que eres Ra en Tu surgir”.
En las ocasiones especiales, como la admisión de un nuevo miembro de la Orden, un matrimonio entre hermano y hermana, un nacimiento o una defunción, era celebrado el Liber XV, es decir, la Misa Gnóstica de Crowley, que comienza con estas mismas palabras del diacono: “Haz lo que quieras será toda la Ley. Yo proclamo la Ley de la Luz, de la Vida, del Amor y de la Libertad, en el nombre de IAO” (el criptograma gnóstico de Jehová)” Sym (329-331).
Los días eran frescos en Cefalú, podía recorrer los paisajes a su antojo, se podía bañar en la playa desnudo con Cypris a quien Crowley la llamaba Bella. “Trabajaba arduamente” en la Abadía, dirigía los ritos y enseñaba a sus alumnos, pintaba y escribía, además “fumó opio, esnifó nieve (cocaína), comió hierba (hachís), y se recetó unas dosis, ciertamente liberales, de láudano, veronal, y anhalonium” Symm 331.
En un inicio la vida resultaba agradable y provechosa, pero a pesar de todo el trabajo cumplido en los rituales la situación al interior de la Abadía pronto empezaría a cambiar, una fuerza terrible y maligna se desataría por toda la residencia. Leah fue la primera en alarmarse, Poupeé emepzó a enfermar y nadie sabía lo que le pasaba.
Crowley preocupado consultó el Yi-King
-“¿Poupeé llegará a mayor? El hexagrama XLII, aire sobre fuego. El opuesto al primer símbolo, el Sol. "Quizá todo va bien…”

____________________________________
Para ver más información sobre la Abadía de Thelema consultar los siguientes sitios web:

http://abbeytoday.blogspot.com/
http://www1.autistici.org/amprodias/thelema/photo.htm
http://www.geocities.com/Athens/Parthenon/7069/abbey2.html
http://www.youtube.com/watch?v=lXE7swquJHg http://www.inventati.org/amprodias/thelema/paulos.htm

http://www.sotvl.org/cefalu.htm

FOTOGRAFIAS DE CEFALÚ (SICILIA) Y LA ABADÍA DE THELEMA EN LA ACTUALIDAD






Anno IVxv Sol 15° Cancer, Luna 24° Aries Dies Solis, domingo, 08 de julio de 2007 e.v.

domingo, 27 de mayo de 2007

II.- La Séptima Mujer Escarlata.


“Píntame como una alma muerta” contestó Leah en la habitación de Crowley, cuando este le preguntó ¿Quieres que te pinte como eres? Crowley “presa de febril actividad estuvo pintando durante toda la noche la superficie de un segundo biombo, que había reservado para ocultar el otro lado de la cama. A la mañana siguiente ya había terminado. Lo llamó Almas muertas en honor a Leah” (Sym p 309). Según comenta Crowley el cuadro que representa a Leah es a su vez “todo angustia, todo perversidad, a las que estaba prohibido acercarse al mundo de las cosas razonables… las almas muertas habían generado un alma viva. Cualquiera que lo viese se sentiría horrorizado”. De este hecho puntual proviene la más bella y famosa fotografía que nos ha llegado de Leah Hirsig, el retrato de ella posando de manera sublime delante del cuadro que la concibe como un alma muerta, quizás presagiando el destino que debería cumplir unos años más tarde. Cada vez que observo aquella imagen pienso en la escena de fondo, a Crowley haciendo la fotografía y pidiéndole a Leah que sonría, esta casi imperceptible evidencia retrata todos los rasgos descritos por la Bestia en sus descripciones a Alostrael. Su boca sonríe tímidamente, adornando además sus labios una herida de misteriosa procedencia. La pose y silueta de Leah con la mano apoyada y entre doblada, configura un gesto sencillo de delicadeza y elegancia, un aire de candidez, sabiduría y misterio, sin duda un cierto aire de oscuridad y de luminocidad. Hay conjuntamente un cierto aire de humor e ironía que acompaña la fotografía, en la medida que Leah se encuentra rodeada de espectros, rostros fantasmales y burlescos, entre los rostros oscuros que se entrelazan en el fondo del biombo se encuentra nuestra Leah Hirsig, pasiva, resguardada por estos espíritus celestes. Una espiritualidad propia del mago Alesiter Crowley.
Ese mismo día Crowley y Leah realizaron los rituales correspondientes de expulsión del pentagrama y magia sexual para ser consagrada a partir de ahí como la nueva Mujer Escarlata del Vagabundo de la Desolación, la que “triunfantemente, le cabalgaba”. Entre sus senos además fue pintada la marca de la Bestia. De esta forma y como menciona Symmonds, “acababa de nacer El Babuino de Thoth, que es el nombre mágico que tomó Leah Hirsig, mientras hacía su entrada a toda velocidad por el umbral de la A.:A.:”
De este punto se deben hacer dos explicaciones: Como veremos más adelante la mujer más importante en la vida de Aleister Crowley fue Leah Hirsig. Uno de los detalles que ilustra este hecho es su propio nombre mágico, pues el Babuino de Thoth es el eterno compañero del Dios de la Sabiduría en Egipto y el instrumento para que esté realice todos sus sueños y deseos mágicos. Claramente a partir de 1918 fue sobre todo Leah Hirsig quien ayudó al Mago a realizar todos sus proyectos con respecto a la Gran Obra y la constitución de la futura Abadía de Thelema. Otro punto que hay que aclarar es el título de Mujer Escarlata. En uno de los pasajes más perdidos de los libros de Crowley se reconoce que todo el profundo ceremonial que practica con Leah, al ser nombrada Mujer Escarlata es sin lugar a dudas, un título que ya le había correspondido a otras damas de buena sociedad, pues antes que ella hubieron a lo menos siete mujeres escarlata entre las que se cuentan unas bastante importantes en su vida, pero que ya a esas alturas eran pasado. En esta lista se cuentan por ejemplo la primera Mujer Escarlata (y su primera esposa) Rose Kelly (Uarda) quien recibió el Liber Legis en el Cairo; Mary d´Esté Sturgues (Virakam) que recibió el Libro 4, otras también muy importantes fueron Leila Wadell, Jane Foster, Ahitha y la desconocida Almeira, Bertha Almeira Prykryl la cual en su “retraso en asumir sus funciones, dejó el sitio a número 7”,- Leah Hirsig - (Del Comentario Breve Al Liber Legis). Vale también mencionar que Leah a su tiempo, también le correspondió quedar abandonada por Crowley y ser historia en la historia de su mestro. Después de ella, muchas más fueron las que se reemplazaron en el puesto, pero ninguna al nivel de Alostrael.

El significado del título honorífico y Magicko de Mujer Escarlata en el mundo espiritual Thelemico es de una profunda importancia, pues como está mencionado en muchos de los textos, se lee por ejemplo:

1.- Este es el secreto del santo grial, que es el vaso sagrado de nuestra señora la Mujer Escarlata, Babalon la Madre de las Abominaciones, la novia del Caos, que está montada sobre nuestro señor la Bestia. Liber CLVI, 1.

En el mismo Liber Legis se puede leer:

15 Ahora sabrán que el escogido sacerdote y apóstol del espacio infinito es el príncipe-sacerdote la Bestia; y en su mujer llamada la Mujer Escarlata está dado todo el poder. Ellos recogerán mis niños en su redil; traerán la gloria de las estrellas a los corazones de los hombres. Liber DCLXVI, 15

Las referencias al simbolismo de la mujer escarlata se repiten en muchos textos, y para no ser tan extensos en el tema se sugiere ver por ejemplo Magick en Teoría y práctica capítulo XI, Los Textos del Equinoccio que hacen referencia directa a este punto y El Libro de Thoth, entre las Cartas del tarot diseñado por Frieda Harris y Aleister Crowley, este último invierte el Arcano Mayor XI la Fuerza, por El Deseo representado por la figura de la Mujer Escarlata.
El simbolismo de la Mujer Escarlata se remonta al libro del Apocalipsis ver 17:1-11, donde San Juan teniendo una visión de los últimos días, observa la llamada Mujer de los Pecados, La Gran Ramera de las Estrellas, Babalón que está borracha con la sangre de los mártires de la Iglesia. El color escarlata ha sido desde muy antiguo (y sobre todo al interior del pueblo judío) símbolo de impureza en la medida que representa el color de los fluidos menstruales. Sin embargo para Crowley la Mujer Escarlata era el símbolo de la rebelión contra el stablishment y la moral victoriana imperante, la rebelión contra sus padres opresores y la fraternidad de Plymouth, la rebelión por ende contra la Iglesia y el poder omnímodo de su hipócrita religión. En la visión de Crowley la Mujer Escarlta era todo un símbolo de sublimidad y constituía todo un valor y paradigma (para profundizar mas ver el estuidio de Kenneth Grant).


Para Crowley los años de residencia en Estados Unidos había constituido un verdadero fracaso, a pesar que en aquellas tierras alcanzara el grado de Magus (por lo tanto era similar espiritualmente a Buda). Por esta razón decide volver a Europa y reencontrarse en París con Leah para dar comienzo a la empresa de constitución de Thelema como una religión con un culto definido y practicante.
“En París, el 11 de enero de 1920, exactamente un año después de que Leah hubiese decidido en Nueva York convertirse en su Mujer Escarlata, se tomaron de las manos, jurando erigir en el Viejo Mundo el templo de Thelema que no habían podido construir el Nuevo. Junto con el Babuino se encontraba Hansi, su hijo de dos años”.
Durante ese tiempo Leah se encontraba nuevamente embarazada, obviamente el padre de la creatura era el mismo Aleister Crowley. Este temía que en su estado se encontrara de vez en cuando sola y con el riesgo de no ser asistida. No obstante en su viaje atravesando el Atlántico Leah conoció a una joven de Provenza que había trabajado varios años de institutriz en una guardería, se llamaba Ninette Shumway (de soltera Fraux) que tenía un hijo de la misma edad que Hansi. Ninette buscaba un trabajo pues se encontraba viuda, por lo que Crowley sugirió que fuera con ellos y ayudara a cuidar de Leah.

Crowley no tardó en escaparse con Ninette y esta, convencida de las palabras de ese maestro espiritual, abrazó Thelema como doctrina, la magika como práctica y adoptó el nombre mágico Cypris y su hijo Hermes como nueva identidad. Cypris empezó a tener celos de Leah, pues quería a Crowley solo para ella. Crowley le explicó “pacientemente que no podía abandonar a Alostrael: como ser humano que había evolucionado hacia un plano más elevado, se encontraba por encima de mezquindades semejantes. No es que amase menos a la hermana Cypris, sino que amaba más a la Ley del Haz lo que Quieras” (324).
A finales de febrero, Alostrael tuvo una niña a la que pusieron el nombre de Anne Leah, aunque familiarmente la llamaban Poupée, que era el nombre que, de manera espontánea, le había dado el pequeño Hansi. Y poco después, la hermana Cypris, “que no había conseguido curarse de su deseo, nada thelémico de tener la Bestia para ella sola, se quedó embarazada. Amaba a Crowley y todavía seguía odiando a su hermana de más alto rango, el Babuino de Thoth” (325).

El 1 de marzo de 1920 a las 5:30 p.m. Crowley consultó el Yi King para saber donde daría comienzo a la gran Obra y establecería su Abadia de Thelema, el resultado lo interpretó en Cefalú un lugar al norte de la isla de Sicilia, relativamente cerca de Palermo. Inmediatamente empezó a disponer los preparativos correspondientes. Mientras tanto el 8 de marzo Leah regresaba del hospital con la pequeña Anne Leah. Crowley salió de Fointanbleau donde estaba residiendo y llevó a sus mujeres y niños a París para comenzar esta nueva aventura.
Crowley por una razón que desconozco hizo partir a Leah y a la niña hacia Londres, mientras que él, Ninette y los niños marcharon hacia Burdeos y desde ahí a Nápoles llegando el 27 de marzo. En el hotel Metropole de Cefalú celebraron un acto de magia sexual al modo que más le encantaba a Crowley, per vas nefandum.

_____________________

Notas.

Solo con una intención investigativa publico una lista personal y completa de las oficiales Mujeres Escarlata de Crowley.

1.- Rose Kelly (Uarda, medio por el cual fue contactada la circunstancia para el dictado del Liber Legis, Primera esposa y madre de su Primera hija, Lola Zaza)

2.- Mary d´esté Sturgues (Virakam, medium coautora del Libro 4)

3.- Leilla Wadell (Violinista miembro del grupo musical por gira en Rusia, le fue dedicado el Libro de las Mentiras)

4.- Jane Foster (Hilarión, también llamada el gato)

5.- Roddie Minor (Ahitha, también llamda el camello).

6.- Bertha Almeira Prykryl (Almeira, muy fugaz)

7.- Leah Hirsig (Alostrael, La mujer más amada por Crowley, gran miembro en la Abadía de Thelema, presente en el grado de Ipssissimus, le fue dedicado Diario de un Drogadicto)

8.- Dorothy Olsen (Astrid)

9.- Kasimira Bass

10.- María Ferrari de Miramar (La segunda esposa oficial de Crowley, La suma sacerdotiza del Vudú)

11.- Hanni L. Jaegger (Anu, también llamada el Mosntruo).

12.- Berta Busch (Billie).

13.- Peral Brooksmith.

14.- Alice Upham (Tub, la ultima mujer de Crowley).

Cabe la probabilidad que esá lista sea imprecisa por la gran cantidad de mujeres que rodearon la vida de la Bestia. Sin embargo cuenta solo aquellas que fueron nombradas Mujeres Escarlata, y no a simples amantes, protitutas o relaciones homosexuales. Tampoco incluye a compañeras importantes, también en el ámbito sexual, como la primera amante de Crowley, por allá en los años de la Golden Dawn Elaine Simpson (Fidelis), también Ninnette Shumway (Cypris) de la época de la Abadía de Thelema y Deidre McClellan la madre de Aleister Attaturk en los últimos años de su existencia. Y aquellas compañeras muy importantes con las que nunca tuvo una relación íntima Jane Wolfe (Estai o Methonith), Martha Kuntzel (I.W.E.) y obviamente Frieda Harris (Tzaba), entre tantas otras, no cuentan en aquella lista.

Publicado por Alostrael 777
Anno IVxv Sol 5° Gemini, Luna 13° Libra Dies Solis
domingo, 27 de mayo de 2007 e.v.
"Do what thou wilt shall be the whole of the Law." - AL I,40
"Love is the law, love under will." - AL I, 57

Santiago de Chile.

domingo, 20 de mayo de 2007

I.- Leah, El primer retrato de Un Alma Muerta.

Manuscrito de Leah Hirsig, recogido de un estracto de su Diario Magicko en la Abadía de Thelema, Cefalú, Sicilia 1924.

Al inicio se puede apreciar la introducción que abre con el saludo "Haz lo que quieras esa es toda la ley".


Leah nació en Suiza el 9 de abril de 1883 en la localidad de Trachselwald*. Su padre era Gottlieb (Teophil) Hirsig un hombre de la europa nueva y convulsionada del siglo XIX, pero con los pies en las costumbres del antiguo régimen. Se casó con Magdalena Luginbuhl el 6 de marzo de 1869. De este matrimonio nacieron diez hijos: cuatro hombres Johannes, Friederich, Gottlieb, Andreas y seis mujeres Martha, Margherita, Cristina, Magdalena Alma, Anna María y Leah la menor de todos los hermanos.


Antes de conocer a Crowley no se tienen muchos datos precisos acerca de la vida de Leah, sin embargo la mayor parte de las referencias nos llegan a través de los apuntes autobiográficos de su hermana Magdalena, más conocida como Alma. Alma fue suma sacerdotiza del templo de Oom, sociedad fundada por Pierre Bernard, más conocida como Orden Secreta de los Tántrickos. Ella realiza en su libro una revisión de su vida y su paso por la sociedad esotérica, advirtiendo finalmente a las jovencitas del nuevo siglo, sobre el peligro de la inclusión en ordenes de dudosa reputación. (ver My Life in a Love Cult: A Warning to all Youn Girls, Marion Dockerill (Alma Hirsig), Better Publishing Company, Dunellen, N.J. 1928).


De aquellos escasos datos se logra observar que Gottlieb era un padre borracho que maltrataba constantemente a la familia Hirsig. Su madre, cansada de la violencia y de la magra situación económica huye hacia los Estados Unidos llevándose a los diez niños, en la búsqueda de un nuevo comienzo.

Así Leah vive la mayor parte de su adolescencia en los ajetreados espacios de Nueva York, conviviendo con ese mundo en ebullición tan propio de principios del siglo XX.

La vida de Leah seguramente no fue nada fácil en ese contexto, desde pequeña tuvo que dedicarse a trabajar, en paralelo a sus estudios. Finalmente se establece como maestra de canto y otras materias en la Escuela Pública número 40 del Bronx y en Harlem. Leah era un espíritu refinado que gustaba del conocimiento, cosa muy poco probable en sus alumnos del Bronx. Ella por ejemplo cuando ya conocia a Crowley, se trasladó cerca de la Universidad de Nueva York, pues estaba interesada en una serie de conferencias sobre derecho. ¿Qué sentimiento debió albergar esta mujer tan interesada en el conocimiento ante las difíciles condiciones de su escuela pública? Ciertamente es difícil saberlo, pero es probable intuir una respuesta, en la medida que Leah unos años después abandonaría todo por la búsqueda de la Gran Obra.

Alrededor de 1918 Leah conoce a Edward Carter del cual tendría su primer hijo, un hijo ilegítimo, Hans Hirsig. Edward obviamente no tardó en desaparecer. A partir de ese momento Leah debía redoblar sus esfuerzos para no pasar de la sobrevivencia a la supervivencia. Recordemos que en esos años el mundo se había agitado con la Primera Guerra Mundial, y las consecuencias sociales y económicas no tardarían en hacerse sentir incluso en los Estados Unidos.

Symmonds menciona que "en los primeros meses de 1918, Crowley dio en Nueva York una conferencia sobre magi(c)ka ante un pequeño número de personas curiosas que escucharon en silencio todo lo que decía y que se dispersaron sin comentario alguno cuando hubo terminado. La conferencia no fue un éxito, pero uno de los asistentes, "la única persona de la que podía decirse que tenía un remoto parecido con la especie humana" (en palabras de Crowley), se le acercó para hablarle. Se trataba de Alma Hirsig.(...) Dos meses más tarde - en la primavera de 1918 - le haría una visita inesperada en su estudio del número 1 de University Place, en uno de los extremos de Washington Square, acompañada por la menor de sus hermanas, Leah" (Sym, p 307).

Crowley quedó inmediatamente impresionado, aunque en realidad, siempre quedaba impresionado ante cualquier sujeto sexual. Sin embargo, algo había más allá en el aura de esta mujer "alta y extremadamente delgada, de ojos luminosos y de rostro alargado".

Crowley realizó otra descripción de Leah con el tiempo que concuerda con una de sus antiguas encarnaciones, Astarté, esta nos permite observar a Leah como Alostrael "Una joven esbelta y delgada, de rostro alargado, nariz romana, labios gordezuelos y fuertes a causa del ejercicio continuo, con el hábito de sacudir todo el cuerpo como si estuviese consumida por una comezón interior, de cabello negro y crespo, que a veces se teñía, dientes fuertes, regulares y muy agudos, ojos de profundo color violeta, muy distanciados entre sí y oblicuos, como los de los chinos. Sus pómulos eran altos y su expresión vital. Sus senos estaban muy poco desarrollados y su cuerpo era como el de un hombre, o mejor, como el de un niño. Su vulva era delgada y musculosa, con sus labios menores escasamente desarrollados"
Leah en una visión de Alostrael. Un sugerente retrato hecho por Crowley

No debe sorprendernos el último pasaje de la descripción que Crowley hace sobre Leah, pues como veremos más adelante en muchos de los retratos que le dedicó, tanto literarios como pictóricos los desenfrenos internos del mago se trasladan hacía el carácter de Leah, como lo observaremos más adelante en su poesía Leah Sublime o en muchos de sus dibujos y pinturas por ejemplo. Crowley tenía un orden distinto de valores, por lo que para él no implicaba inmoralidad recalcar aspectos a nuestro juicio, íntimos, pudorosos. Para Crowley pertenecía en fin a la naturaleza definitiva y normal del ser humano. Es necesario eso si recalcar que cuando estos retratos nos parezcan incómodos, y faltos de tacto, se debe a que en ocasiones Crowley miraba con el prisma de la abyección las cosas, pero eso no quiere decir que el objeto de su análisis fuera igualmente de infame.
Leah se encontraba a las puertas del hombre que cambiaría radicalmente su vida para siempre, contaba con treinta y cinco años. "La pequeña criatura tímida como un ratoncillo, pura y dulce" de la versión de Alma perdió el alma - o quizás la encontró según Symmonds - después que Crowley dirigiera su magnética mirada sobre ella, y se la echase al hombro, como haría un faquir con el gallo que acaba de hipnotizar. Él dijo que le recordaba al amigo de Salomón, pues no tenía pechos"...


____________
*De la fecha de nacimiento de Leah se puede deducir datos bastantes interesantes, era Tauro, Cabra de Agua, y VI en los arcanos del Tarot Los Amantes. Pronto añadiré el significado de estos elementos.

Referencias.

- Crowley Aleister , Adivincación por el Tarot, Océano Ibis, 1998.
- Symmond John, La Gran Bestia, Ciruela, 1990.
- http://pages.sbcglobal.net/jmaxit/hirsig/pafg06.htm
- http://pages.sbcglobal.net/jmaxit/hirsig/pafg04.htm

Pronto, Capítulo 2 La Septima Mujer Escarlata


AVISOS 93.

Por lo que se ha sabido pronto saldrán una serie de peliculas serias dedicada a reconstruir momentos de la vida de Aleister Crowley, acontecimientos vividos en la Abadía de Thelema, por ejemplo y otros que parecen resultar bastante interesantes. En dos de las peliculas acá mencionadas podremos observar sendos papeles que caracterizan conjuntamente a Leah Hirsig, en el caso de Abbey of Thelema es protagonizada por la actriz Lynn Mastio Rice y en el caso de la pelicula de Carlos Atanes, Perdurabo Marta Timón es la encargada de encarnar a Alostrael. Observen los siguientes trailer.

ABBEY OF THELEMA



PERDURABO


AIWASS


BELLINI O E DEMONIO



IN SEARCH OF THE GREAT BEAST 666


Alostrael 777, Santiago de Chile, Anno IVxv Sol 28° Taurus, Luna 16° Cancer Dies Solis
domingo, 20 de mayo de 2007 e.v. 2:24:00

lunes, 30 de abril de 2007

¿Quién es Leah Hirsig?

"Si tuviera algún dia que escribir una biografía, sin duda lo haría basado en esta mujer tan notable y llena de talento"... Con estas palabras comenzaba mi membrecía en una de las sociedades de estudio esóterico más importantes del mundo thelemico, Lashtal.com.

Estas palabras representaron y representan todo el profundo cariño que tengo hacia esta persona muy desconocida para muchos y sin mayor importancia. Cariño, admiración, compasión, alegría, y hasta algunas veces desconcierto, rabia, incomprensión, es lo que siento cuando sé más sobre ella, y logro observar entre las cortinas del tiempo, su sombra lejana en el umbral de mi vida; es de aquellas pocas personas que representan absolutamente el amplio crisol del sentir humano y uno ve en su espíritu la escencia misma de nuestra existencia, el reflejo de la contradicción y la unión. En palabras de Aldous Huxley - "Una persona hecha que se daría al goce, y al sufrimiento, al odio y al amor, al pensamiento, al recuerdo y a la imaginación..." (Contrapunto)

Hace al menos dos años atrás comencé un viaje espiritual que ya llebava muchos años, pero lleno de intuiciones y vacilacionnes. Sin embargo y a partir de esa fecha considereré que el viaje debía ser iniciado y debía conformar si no EL camino de mi vida...

Aún me queda un largo camino por recorrer.


Coincidió con mi salida de la Universidad, al observar que la racionalidad impartida en sus aulas no llenaba las explicaciones y no develaba del todo el sentido de esta existencia.

En ese viaje me encontré con muchas personas, lecturas, lugares etc. Pero lejos fue Leah la que más me produjo una profunda emoción, impacto y afirmación de mis convicciones: su deseo de búsqueda espiritual, muchas veces doloroso, y extremo, complementado con su amor a esta Obra, LA GRAN OBRA, consituían un interesante legado de una mujer que quiso develar en su propio ser, al sentido y significado que alberga la vida universal.

Leah Hirsig fue la mujer de Aleister Crowley durante, al menos, diez años. Sus aventuras juntos fueron notables, por eso el Mago la llamó el Babuino de Thot, la figura simbólica que permite que el Dios de la Sabiduría en Egipto realice todos sus sueños y aspiraciones.

Estos años que van desde 1918, hasta 1930, tiempo en el cual solo lo acompañaba en su periplo mágico, no estuvieron excentos de absoluta penuria, dolor y miseria. No obstante su combicción primero de mujer, madre y luego de maga le ayudaron a soslayar todos los obstáculos. Sus contradicciones internas, el amor y el odio que sentía por Crowley, su espíritu cándido y otras veces sagaz revelado en sus diarios nos habla de una persona en fin: una persona y un espíritu humano... "Un campo de batalla entre el bien y el mal" (Contrapunto).

En otra oportunidad me referiré más a su vida, que transcuyó desde el sacerdocio mágico, la maternidad, hasta la prostitución, sin perder la escencia de su persona. En palabras de Crowley y Symonds:

Una personalidad que tenía "Una tristeza penetrante y una sublime simplicidad", el perfecto equipamiento sicológico de la heroína de una novela gótica. (Symonds, La Gran Bestia, p 308)

Por ahora queda abierta la explicación del sentido del título de esta página, como tributo al gran legado mágicko que Leah ha dejado, como espacio de reflexión y opinión sobre el espíritu en un mundo que transcurre en el devenir superfluo, y finalmente como afecto sencillo y respetuoso a la que hace dos años atrás se convirtió en mi dulce y tierna tutora espiritual.

En el viaje mágico que voy realizando del cuerpo al espíritu, Leah es mi conductora y guía, la tierna voz que resuena en el Astral y me lleva por el camino que cubre su nombre, Alostrael, el Caliz de Dios.


THE SOFT SPOT
There is a soft place near my shoulder
Which seems to have been made on purpose
For Leah's head - all night I hold her,
While Aphrodite's sparrows chirp us
Their impudently merry chorus
Whose timeless twitters never bore us.


[...]


O soft plump spot below my clavicle!
'Clavicula Salomonis Regis'
Contains less magick. The fierce Slavic Hell
Is not so hot, nor Liber Legis
More savagely inflammatory
Than Leah's hair in sunset glory!

A.C.


(Thank Lutz)


El punto suave.


Hay un lugar cerca de mi hombro
cuál parece haber sido hecho a propósito
para la cabeza de Leah - toda la noche la sostengo
mientras que trinan los gorriones de Afrodita
su coro impunemente feliz
cuyo intemporal gorjeo nunca nos aburre.


(...)


Oh!! suave punto gordito debajo de mi clavicula
"Clavicula Salomonis Regis" contiene menos magick
y la feroz esclavitud del infierno no es tan caliente
ni el Liber Legis más salvajemente inflamatorio
¡Que el cabello de Leah en la gloria de la puesta del Sol!







Leah sonríe. De la colección personal, La Amada Maestra, 2008. Tempera, 25X32 cm.

P.S. Quiero recalcar que para poder rendir este homenaje a Leah he intentado reconstruir parte de su vida a través de estos capítulos que no intentan ser una biografía de ella. Esto por que necesariamente debería consultar una serie de fuentes que efectivamente poseo, como son sus diarios u otros libros, que por el momento se encuentran en inglés idioma que finamente me es inaccequible. Esto también vale para una serie de otros documentos valiosos que se encuentran tanto en Europa, como en Estados Unidos. Hacer eso si una investigación profunda de su vida, no me resulta un proyecto absurdo, pues con mi oficio de historiador algún dia, cuando estén las condiciones y la madurez de perspectiva, pretendo hacer. Es lo menos que puedo realizar hacia la única persona que he considerado como guía, mi Amada Maestra Leah Hirsg, Alostrael.

En este sentido valgan dos aclaraciones más, me he basado en la escritura de estos articulos en libros con ediciones en castellano y en un esfuerzo muy grande en otros en inglés, sin embargo la base estructural de este blog es la obra de John Symmonds The King of The Shadows Real, editado al español por Ciruela como La Gran Bestia. Mis articulos siguen su línea, y en ocasiones es casi textual sin pretender realizar un plagio porque reconozco desde ya este problema. Al contrario publico sendos extractos de su libro porque ilustran vividamente la vida de nuestra querida Leah. No obstante la división de pasajes, capitulos si se quiere y algunas reflexiones son completamente producto de mi autoría. Espero algún dia solucionar este problema, pues existen grandes diferencias a la hora de interpretar los hechos acaecidos entre Crowley, sus seguidores y los que como yo buscamos un punto medio.

Esto por último quiere decir, y enunciar la línea que sigo en torno a la escuela de Thelema. No me siento un seguidor de Crowley, aunque reconozoco en él un gran aporte y fundamental a mi persona, tampoco total a la doctrina total de Thelema. Pero si a elementos que reconozco absolutamente rescatables... quizás aun me falta por aprender, por eso he intentado investigar más y ponerme en comunicación con la OTO. Esa misma opinión, no la puedo tener acerca de Leah, de quien si poseo an acercamiento incondicional tanto a su persona, como a su obra, de aquí nace, en este sentido este más querido homenaje.


.... Espero que el dia de mañana se traduzca en algo mejor.


Frater.

"Amor es la Ley, amor bajo el domino de la Voluntad"

Sol en 10° Tauro: Luna en 23° Libra. Anno IVxv aerae novae.

Mr. Crowley, Ozzy Ozbourne.


Acontecimientos en Cafalú, Documental BBC "The Wickest man in the world".






EN EL CAMINO HACIA EL CONOCIMIENTO Y CONVERSACIÓN CON EL SANTO ANGEL DE LA GUARDA.